Archivo de la etiqueta: The King’s Speech

Cuestión de confianza

Viendo la deliciosa The King’s Speech no podía evitar acordarme de lo mal que lo paso cuando tengo que hablar en público. Colin Firth me lo ha hecho pasar fatal. Pero fatal, fatal. Sólo el que ha sufrido alguna vez ese pequeño problema de comunicación es capaz de entender por qué al rey Jorge VII, Bertie para los amigos, le es tan difícil superarlo.

De nada sirven los bienitencionados consejos que te dicen que basta con imaginarte que estás en otro sitio o que debes concentrarse sólo en lo que dices, por no hablar del recurso de imaginarte a tu audiencia desnuda. ¿Pero quién demonios se inventó semejante mamarrachada? Seguro que alguien que nunca sufrió miedo escénico. Vale, tal vez alguna vez sintió un cosquilleo en el estómago pero definitivamente nunca sintió ese pavor a quedarse paralizado y que provoca que, finalmente, te quedes paralizado.

Tanto da que tengas que dar un discurso ante cinco mil personas como ante una, la sensación es la misma. Ya sé que no es algo tan grave, que está todo en nuestras cabezas, pero como muy bien aparece reflejado en el film, ese miedo a fracasar hace que dejemos de intentar superarlo. ¿Para qué si no voy a poder y encima voy a hacer el ridículo?

A Bertie ya le iba bien que su hermano fuese el designado para ser rey, así él podía mantenerse en un discreto segundo plano. Por suerte, éste tuvo a su lado a un Lionel Logue que le hizo la vida un poco más fácil en su subida al trono. Éste le dio la confianza suficiente para seguir adelante con las responsabilidades que entrañan su nuevo cargo, más cercanas a las de un actor que a las de un estadista.

No me importa que el film no profundice en los hechos históricos, no va de eso. Lo que me interesa y me emociona es ver como alguien es capaz de superar sus limitaciones, por muy insignificantes que parezcan. Y es que, visto así, la base del guión de The King’s Speech no difiere demasiado de la base del guión de Rocky, por poner un ejemplo. Pero lo que son las cosas, no puedo evitar sentirme infinitamente más identificada con los problemas de Jorge VII que con los de Rocky Balboa siendo prácticamente los mismos y solucionándose de la misma manera, es decir, con entrenamiento y mucho tesón. Y por cierto, ¿alguien en la sala conoce a un señorLogue caritativo que me quiera entrenar?

Anuncios